Saturday, January 15, 2011

Ophiuchus y yo

*



Siempre he estado como muy orgullosa de ser Sagitario. Es uno de esos orgullos cómodos, algo que me tocó ser y para lo cual no me esforcé en lo más mínimo, es como estar orgulloso de El Ávila. En todo caso, sin saber qué tanto creo en la astrología, la sagitarianidad toda la vida me ha resultado algo bien agradable, amén de ser una pista, un voto ciego de confianza en la gente, porque la mayor parte de mis mejores amigos son también Sagitario, seguidos por los Cáncer, aunque nunca les de suficiente crédito, ni los sepa reconocer. Siguiendo mi guía astrológica customizada podría decir que los Aries y Leos me parecen una gente con una personalidad muy fuerte que admiro y que JAMÁS entenderé, que los conflictos emocionales más intensos los he tenido con Géminis, Libras y Piscis (ahí entra también un poco Freud y tal y qué se yo, pero eso es tema para un post que jamás escribiré), que los Tauro, los Capricornio y los Virgo, salvo contadísimas excepciones, me causan un aburrimiento profundo, y que tengo una relación bien particular con los Escorpio que más que una relación, es una constante medición de fuerzas. Así que más allá de lo que dijera Linda Goodman o Adriana Azzi, en mi vida la mayoría de los axiomas de la astrología occidental se validaron siempre a conveniencia y todo parecía tener bastante lógica.

Es por eso que cuando de repente aparece Ofiuco en mi vida como mi nuevo signo astrológico no me resultó nada grato. Si a todo lo anterior le sumamos mi resistencia exagerada y casi antinatural al cambio, mi pequeño ataque de indignación astrológica (por llamarlo de alguna manera) estaba escrito en las estrellas (capaz cabrá decir en unos años "los ofiucanos somos así"). Acto seguido acudí rápidamente a ver qué decía Susan Miller, mi astróloga de cabecera, y me reconforté al leer que decía que son los planetas y no las constelaciones las que determinan nuestros destinos astrológicos.

Sin embargo, y porque uno de mis dos principios de vida, es permitirme cambiar de opinión siempre y cuantas veces quiera, nos di a mí y a Ofiuco una nueva oportunidad que obviamente comenzaba por entender de qué iba, cuál es "el dibujito", por qué apareció justo ahora y cuáles son esas cualidades místicas que de un momento a otro debo empezarme a notar.

Como todo lo que pasa últimamente en el mundo, la aparición de Ofiuco en este momento de nuestras vidas se la atribuí automáticamente a la inminente cercanía del 2012 (para los que no me conocen debo aclarar que tengo una sana obsesión no paranoide con el fin del mundo). Qué otra explicación lógica podría tener el resurgimiento de una noticia vieja como el agua tibia, el repentino auge de una constelación de las 48 constelaciones nombradas por Ptolomeo hace miles de años, o sin ir tan lejos, la protagonista de artículos escandalizados de hace por lo menos 7 años que están a un search de distancia en Internet. Por qué la moda, por qué Ophiuchus es Trendy Topic... ¿¡por qué?!

Después de leer muchas curiosidades astrológicas y astronómicas encontré finalmente un artículo que explica un poco el timing de Ofiuco y además le sienta como anillo al dedo a mi dosmildocecentrismo, cosa que me hace sentir, una vez más, feliz de tener la razón, (mi razón... yo voy a empezar a usar esto desde ya: los ofiucanos somos así. Punto).

Aparentemente desde finales de los años 30 todos los planetas han circulado astrológicamente por el área de Ofiuco en el cielo. Todos menos uno: Plutón. Plutón comenzó su viaje a través de Ofiuco y la Serpiente alrededor de los 90's. Este es el momento en el que Internet (la World Wide Web) apareció y se fue haciendo apta para todo público, es la era de los grandes descubrimientos tecnológicos, de la virtualidad, de la música electrónica, de los algoritmos, de Gates, Jobs y la venganza de los nerds. En la constelación Ofiuco sostiene la serpiente con sus dos manos, como Kurt Cobain sostenía la guitarra, como Mark Zuckerberg arremete contra el teclado cuando escribe códigos, todos trabajan con la energía entre sus manos, crean a través de esa energía que fluye entre sus manos. Una energía poderosa que tiene una lado bueno y otro malo, como la serpiente, como la constelación, como el veneno que sana o que puede matar (esto es suficientemente extenso como para otro post, que tal vez sí escribiré).

Plutón completará su viaje a través de Ofiuco alrededor de -wait for it- 2012. La fecha que muchos han reconocido como el fin del ciclo de 5000 años del Calendario Maya. I rest my case.

Una vez que encontré en mi investigación justo lo que quería encontrar, fui feliz y la di por concluída. Ahora puedo dormir tranquila como la sagitariana que siempre fui, como la ofiucana que puedo ser. Orgullosa y cómoda, tal vez esas características son frontera y las comparten ambos signos.

Otros interesantes hallazgos Ofiucanos/enses:

1. Ofiuco es una de las 88 constelaciones existentes, una de las 48 nombradas por Ptolomeo. En la constelación de Ofiuco se encuentran las estrellas más cercanas a nuestro Sistema Solar. Así, la Estrella de Barnard es, después de las tres componentes de Alfa Centauri, la estrella más próxima al Sol, situada a menos de 6 años luz.

2. La supernova 1604 (SN 1604), fue detectada en 1604 por Johannes Kepler en 1604 en la constelación de Ofiuco. De Stella nova in pede Serpentarii escribiría en su informe. Hasta el año 2010 la supernova de Kepler había sido la útima supernova observada en nuestra galaxia a una distancia no superiora 6 kiloparsecs (o sea, cerquita, a unos 20 mil años luz de la Tierra). Fue visible a simple vista y en el momento de máxima luminosidad era más brillante que el cualquier estrella, excepto el Sol.

3. Otra manera de llamar a Ofiuco es: el serpentario o el encantador de serpientes. Nombres que sin duda infunde más respeto.

4. En casi todas las mitologías hay una serpiente. Aparece en el Edén cristiano, en la Qaballa hebrea (Nahash), bajo su forma alada, como Quetzalcoalt o Kukulcan, creadores del Universo, en el hinduísmo, como Kundalini la energía invisible e inmedible representada, por una serpiente que duerme en el muladhara (el primero de los chakras), inclusive la serpiente es un símbolo importante y siempre presente, en Harry Potter. Mientras nuestra cultura ha tendido a asociar arquetípicamente a la Serpiente con la maldad, los Mayas, los Hindues y otras culturas indígenas la han honrado por su poder energético.

5. La vara de Asclepio o Esculapio (el primer médico) es una de las representaciones de la constelación de Ofiuco. Esta vara, fue considerada durante mucho tiempo, símbolo de la profesión médica, y la serpiente, que muda periódicamente de piel, simboliza, por lo tanto, el rejuvenecimiento.

6. Ofiuco (quien ilustra este post) es un hombre sosteniendo una serpiente. Mitológicamente es un semi-dios cuyos conocimientos en medicina le hicieron incluso poder resucitar a los muertos, razón por la cual Hades lo acusó de alterar el orden natural de las cosas y Zeus lo mató, pero como él es así, le dejó un pedacito en el cielo.

7. La posición de Ofiuco respecto a la serpiente divide a la serpiente en dos partes Serpens Caput (la cabeza) y Serpens Cauda (la cola). Esto puede asociarse con la dualidad que se atribuye a la serpiente.

8. Los ofiuquenses serán entonces los nacidos entre el 30 de noviembre y el 17 de diciembre. Según el astrólogo uruguayo Henri Francis, en términos generales en este período particular nacen muchos médicos, humanistas, idealistas y seres predispuestos a aventurarse en la vida en busca de su realización personal. Los nativos de Ofiuco se dividen a su vez en tres subgrupos diferentes.


Si quieren más información, no hay que hacer más que googlear. Si quieren leer completos los artículos que leí, acá les dejo los links:


Para todo lo demás existe Wikipedia.




2 comments:

Dacita said...

Sólo busqué qué habías dicho de nosotros... "tengo una relación bien particular con los Escorpio". Hell, yeah! pero conmigo eso de las fuerzas, jamás! A-nah, por cierto, que no termino de entender. ¿Yo sigo siendo escorpioncito?

A-nah! said...

No con todos los escorpios Dazini, pero mira que es un signo difícil ¿eh?

A ver... según esta locura, que no tiene ni pies ni cabeza (yo a Miller la banco forever), no, ahora serías Libra.

(Des)balanceada :)