Friday, April 9, 2010

Una carta de amor

.






Conocí al Sr. Pancho y a la Sra. Marucha cuando ellos eran grandes, mi madre joven y yo pequeña. Ellos eran los padres de Pancho, los suegros de Kalú, amigos de toda la vida de mi madre, que luego me quedé también para mí. Recuerdo haber jugado muchas veces en el jardín de su casa, recuerdo las meriendas, el pequeño jardín interno separado por unas puertas corredizas de vidrio, recuerdo que en la salita contigua mecedora, incluso si me esfuerzo un poco recuerdo el olor de esa casa en la que me encantaba quedarme a dormir, cómo se iban apagando los sonidos hasta que quedaban sólo los grillitos de la montaña. Recuerdo despertarme muy temprano y bajar despacito, sin hacer mucho ruido a ver si ya alguien estaba despierto, preferiblemente en la cocina, preferiblemente preparando el desayuno (yo amo los desayunos desde siempre). Recuerdo las tortas que hacían, las flores de la entrada, recuerdo una mecedora, un bebé que no me acuerdo quién es y sobre todo recuerdo el cariño.



Mi madre dice que yo casi nunca recuerdo nada. Yo digo que los recuerdos están, pero yo no hago la acción de recordarlos. En todo caso, esta súbita recordadera es importante y es que
hoy recordé todo esto porque el Sr. Pancho le escribió una carta de amor a la Sra. Marucha, un homenaje a esa aventura que compartieron durante 61 años, una prueba de que el amor existe porque decididamente existe en ellos.


La carta participa en el concurso de cartas de Mont Blanc. Si la quieren leer está
aqui y si después quieren votarla después sería muy lindo :)




2 comments:

La Gata Insomne said...

me encanta este post

es una carta de amor

A-nah! said...

Gracias <3

¿y viste la carta del Sr. Pancho? :)